sábado, 24 de junio de 2017

ANATHEMA: LOS OPTIMISTAS DEL SONIDO PROGRESIVO LLEVADO A SU MÁXIMO ESPLENDOR

Aprovechando la ocasión que esta banda pisara suelo colombiano por primera vez, después de muchos años, después de una larga espera, para ver una de las bandas más prolíficas del metal y rock, hablare del disco The Optimist de la banda Anathema.

Esta banda británica, desde sus inicios ha influenciado el género Doom desde sus inicios, con álbumes tan recordados como el Pentecost III, Serenades, y el famosísimo, The Silent Enigma, pieza de colección obligada para todo aquel que este consagrado dentro del mundo del metal. 

Posteriormente cambia su sonido a melodías progresivas y menos regidas como en el caso de Eternity y el alternative 4, para pasar finalmente a producciones como Judgement A Fine Day To Exit o Weather Systems, en donde vemos claramente una consolidación de su sonido, lleno de una melancolía profunda y emoción, pero a la vez tranquilidad; lleno de euforia pero a la vez de calma. Anathema a pesar de los cambios del sonido tan bruscos y radicales que ha tenido con el paso del tiempo, se ha ganado el respeto de los metaleros, por su notable contribución al género y a la sensibilidad y arquitectura de sus canciones.

En junio del presente año, sacaron su más reciente producción The optimist, un disco que sería la continuación de la historia conceptual que retrataron en el disco A Fine Day To Exit, un viaje sonoro, que termina en este álbum conceptual, haciendo un recorrido por los diferentes sentimientos en la vida del ser humano, pasando por el miedo, la incertidumbre, la esperanza y el amor. Las letras vienen articuladas, de tal modo al final de la grabación, que destino que se estaba buscando desde el anterior álbum mencionado, finalmente lo haya encontrado como dice en una de las frases de la canción Back to The Start

Lo ves ahora?
Lo ves ahora?
Y nuestras vidas viniendo,
De vuelta al principio.

De vuelta al principio...

Finalmente el ciclo se cierra para darnos a entender que este es infinito, y que siempre vamos al volver al principio de nuestros pensamientos y cosas.

Dentro de la parte sonora puedo destacar que hay un impecable trabajo por parte de las guitarras de los hermanos Cavanagh, dando como resultados trabajos en las guitarras resaltados en canciones como Springfield y The Optimist. Por otro lado la voz de Lee Douglas para este disco ha sido destacada como en los anteriores trabajos y logra darle más presencia al trabajo de los músicos.
La ejecución de la batería por Daniel Cardozo, resalta por los cambios de tempos en canciones como The optimist y Can´t Let Go, que logran dar un buen corte a la canción, haciendo que sea más impactante y eufórico en medio de la calma. Otras de las canciones donde se puede apreciar con detenimiento es en Springfield, en donde vemos la utilización de los platillos que adicionan emoción a la composición.

Otro aspecto importante a resaltar, es el trabajo de atmosferas que se maneja en las canciones 32.63N 117.14W (si buscan esta ubicación por Google, los aterrizara cerca de la avenida interestatal Silver Strand en California) y la parte final de Back To The Start, intro y canción final respectivamente, ya que dan la sensación de iniciar un viaje en un carro con un buen descenlace. Otras atmosferas interesantes a destacar se encuentran en las canciones San Francisco, sin caer en lo electrónico, pero hace hincapié sutilmente en el. Todo lo anterior se debe agradecer al trabajo de los teclados a cargo de Danny Cavanagh, John Douglas, trabajando en melodías trascendentales como se ha venido trabajando en estos últimos años.

Como dato importante a resaltar es que hay un protagonismo mayor de los violines a comparación del anterior disco Weather Systems. Esto es muy interesante porque le da un aire más progresivo y a la vez emocional a este trabajo.


En este caso si se me hace complicado dar canciones en específico como mejores, porque este álbum tiene una gran calidad y merece ser escuchado de forma completa. No tiene ningún desperdicio y a la vez , es muy agradable y fascinante escuchar a Anathema en todo su esplendor, apreciar lo que podría ser uno de los mejores álbumes para este año. Esperemos que su repertorio para nuestro país sea el mejor.

jueves, 8 de junio de 2017

SABBATH ASSEMBLY: LOS RITOS DEL STONER DOOM METAL

Con ocasión de este día, escribiendo desde un atardecer de junio que está muy opaco por los violentos cambios de clima que se dan solo en los países que se encuentran debajo de la línea ecuatorial, ya que un día podemos pasar fácilmente de un sol hermoso y un cielo azul, a las precipitaciones grises que solo nos da el invierno al mejor estilo europeo, les escribiré de una banda que me ha cautivado desde que la escuche y podría convertirse fácilmente en esas bandas que pueden dividir al público más radical del metal y del rock.

Sabbath Assembly es una banda creada en el año 2009, inspirada en el culto de los años setenta, llamado “La Iglesia del Proceso del Juicio Final”, con una controvertida y particular visión alrededor del fin del mundo y Como los poderes de Cristo, Jehovah, Satanás y Lucifer, se entrelazan en una especie de alianza para juzgar a los seres humanos; una filosofía a todas luces totalmente irrisoria desde todo punto de vista, ya que no hace distinciones entre el bien y el mal. Podría comparársele con la nueva era, y sus secuaces el hinduismo, budismo y demás. Pero en esa época, todo valía, y hacia parte del libertinaje de la paz y el amor.

Fue con esta misma premisa, Dave Christian, creo el grupo en el año 2009 y a este se le había unido Jex Thoth, gran prodigio en la actualidad para el estilo Stoner rock, que se está volviendo a tocar de forma masiva, junto con grupos como Blood Ceremony, Ghost, Castle, Orchid, entre otros. Desde el inicio de su carrera se han influenciado ampliamente en las letras de este culto, ya que a Dave, el líder y alma de la banda, tenía el interés de mezclar y poner a prueba su sistema de creencias, pasando de un estricto cristianismo a ideas más alternativas. Esto se ve reflejado en los trabajos de la banda que son “Restored to One”, “Ye Are Gods”, “Quaternity” y “Sabbath Assembly”.

Para la presente ocasión me centrare en su última producción discográfica titulada “Rites of Passage”, en la cual parece seguir la misma línea de su concepto inicial, agregándole ingredientes como el Armagedón y una súplica por ver a los mencionados dioses de esta secta antes de dicho juicio.
Musicalmente para esta producción se conforma de Johnny DeBlase en los bajos, Kevin Hufnagel en la batería, Dave Nuss o Dave Christian en la batería, Jamie Myers como vocalista y que viene colaborando desde el disco Ye Are Gods, y Ron Varod en las guitarras. Este quinteto conformo la alineación de lo que sería el banquete sonoro que nos dieron a conocer para aquellos fans que no se conforman con ver lo tradicional, sino empujan sus límites musicales, en esa búsqueda insaciable de nuevos sonidos.

En cuanto al sonido que nos presenta, podemos decir que es más Stoner Rock y Doom Metal de lo que fueron en un principio, hay una mayor presencia de guitarras, tanto eléctricas como acústicas, sacando lo que son los violines y el sintetizador, utilizados en sus primeras producciones, para pasar a un estilo directo y crudo, que se identifica con el público metalero.

Respecto a las letras, podemos decir que se alejan de la visión romántica del proceso del juicio final, su retorcida conspiración y su ciega devoción, para pasar a un existencialismo muy real, y visionario del cercano Armagedón que pretenden profesar en sus letras, dando como resultado una música en muchos aspectos clara y en otros oscura. En muchas letras se menciona a Dios, pero asociándolo con este culto liberal, Dios pasa a ser solo una dicotomía, ya que no sabemos si es del todo el Dios bueno o el Dios Malo. Recomiendo para una primera aproximación al trabajo de estos Neoyorquinos, las canciones     Shadows Revenge, Angels Trumpets y Does Live Die.

En resumen es un buen disco para todos aquellos que deseen disfrutar de estilos novedosos, vanguardistas al mejor estilo vintage o retro clásico. Quizás esta banda no tiene todo el arrastre que tiene los suecos Ghost y sus canciones populares, pero lo recomiendo mucho, por ser sencillamente original y ser ellos mismos.


lunes, 5 de junio de 2017

ETHEREAL: LA OSCURIDAD ETÉREA DE REGRESO

Hace muy poco, me encontré con los agentes de la disquera Viuda Negra Music, en un mercado que me encontré con una re edición que estaban dando a conocer, una pieza angular de la escena metalera llamada “As Sad as Beautiful”. En ese momento, recordé los momentos donde lo había escuchado, en un cassete sucio y viejo que por ahí anda entre los desórdenes mentales de mi cabeza, y la cantidad de discos y cds que tengo arrumados en mi habitación. Sé que para muchos, es un disco que evoca más de un recuerdo, un concierto, una situación, e inevitablemente se vuelve parte de nuestra historia.

Debo decirlo y con mucho orgullo, esta fue una de las épocas especiales que tuve con el género musical más corrosivo y pesado que se encuentre en la faz de la tierra. Un género que tiene cada día admiradores y detractores por igual, porque este a su vez, no tiene medias tintas, sencillamente lo amas o lo odias. Un género que nos trae alegrías y tristezas, en un mundo en donde somos constantemente rechazados y etiquetados.

Pasando al tema que nos atañe en esta ocasión, corría el año de 1998, y nueve personas en la ciudad de Bogotá, le ponían alas a un sueño llamado Ethereal,  banda insignia de la época de apogeo que tenía la escena. Los integrantes para esta época eran:  Sander Bermúdez en la batería, Reinel Bermúdez en los teclados, Daniel Paz en la batería, Natalia Fuentes en la flauta, Alex Carranza y Byron Pérez en las guitarras, Maritza Pacheco en los violines, John Cadena en los vocales masculinos y finalmente con Ana María Botero en las vocales femeninas. Su debut con este demo, causo una revolución entrañable en el sentimiento metalero de la capital, que podemos enmarcar como un Black Metal Gotico, pues tanto en la composición como en la música, tiene los dos elementos anteriormente mencionados.

Hoy en día es una de las bandas consolidadas con un sello muy particular, por su distintivo sonido que con el paso de los años ha evolucionado notablemente para ser más vanguardista. Pero este no es el tema que vamos a abordar, pues no vamos a centrar en su primer EP.

“As Sad as Beautiful”, es un trabajo de solo cuatro canciones entre las que se encuentran In “Dreams of Dust”, “Melancolía”, “Far Memories”, para cerrar finalmente con el tema que da nombre a la producción: “As Sad as Beautiful”. A pesar de tener poca durabilidad, tiene mucha sustancia en cuanto a los arreglos musicales, las guitarras y las notables baterías y las vocales, razón por la cual se les reconoció rápidamente y logro gran aceptación en el público underground de la época.

En cuanto a las voces de Cadena  podemos decir que hace un aleatorio entre las voces guturales estilo Death Metal y las agudas al estilo Dani Filth (vocalista de la agrupación Cradle Of Filth), para el caso de Black Metal. Pero en este disco se centró en el aspecto gutural. Aun así, hace un buen trabajo y logra dar un buen matiz a las canciones, de esta manera reconociendo su buen trabajo en las voces que posteriormente exploraría más en sus posteriores trabajos.

El sello especial de Ethereal en estos primeros años de carrera musical fue la voz de Ana Botero, un matiz de voz que no se puede encontrar en otra banda de su categoría, y que le logro dar la atmosfera necesaria para una de las canciones insignia de esta banda: “Melancolía”, que después de muchos años, recordamos con el mismo sentimiento de alegría que en ese entonces se grabó. Podríamos decir que Botero marco un antes y un después de la vocalización femenina del Black Metal. Infortunadamente no se encuentra con la banda, pues sería interesante ver su evolución vocal dentro del metal. Para los que no sabían, se encuentra comandando una agrupación llamada Rott Violent. Desde acá le enviamos muchos saludos y esperamos siga cosechando éxitos en esta nueva faceta vocal.

Un elemento adicional y que se vería resaltado a través de su segundo trabajo discográfico fue el trabajo notable de los teclados, violines y flautas. Estos logran dar un dinamismo a las canciones y ese toque gótico oscuro que caracteriza a este EP. Aunque el violín y la flauta no se encuentran en el renovado estilo de Ethereal, Reinel hace un destacado trabajo en los teclados que se ve reflejado en la evolución de la banda.

En lo personal me gustan las baterías y guitarras presentadas para este trabajo, pues se nota el trabajo el peso y la presencia en canciones como In “Dreams of Dust” y “Melancolía”. Para el caso de la batería, no es tan ágil y veloz como en su segundo disco, sino que es lento y profundo. De todas maneras, sigue siendo muy bueno toques de batería. Ni hablar del trabajo de las guitarras, pues en estas se destacan solos importantes y recordados como en el inicio de la canción “Melancolía” y “As Sad as Beautiful”.

En resumen, es un disco que todo fanático y seguidor del metal debe tener. Se trata de unos de los trabajos más importantes que logro marcar a una generación en el metal, y que nos permite visualizar como distintas agrupaciones se esfuerzan por entregarnos propuestas originales para el desarrollo de la escena musical colombiana, que poco a poco, y con mucho esfuerzo, se logran destacar a nivel internacional.


Reitero mi invitación como de costumbre lo realizo en mis reseñas, para que apoyemos nuestras bandas, su trabajo, sus conciertos... etc. Es muy importante para lograr que se realicen festivales de mayor envergadura en nuestro país, y que los músicos saquen cada vez material de mejor calidad. Recordemos que no tenemos grandes sellos discográficos a nuestro favor, nos tenemos a nosotros mismos para cambiar y dar crecimiento a la escena. De nosotros también depende que una banda como Ethereal este más presente y quizás, por qué no, en varios de grandes festivales mundiales que se realizan.